Notícies del Port
Patrocinado por

La planta de regasificación de Enagás del puerto de Barcelona es la más antigua de Europa en funcionamiento

EL PORT DE BARCELONA, PIONERO EN EL IMPULSO DE LA MOVILIDAD SOSTENIBLE

Apuesta por el gas natural licuado, un combustible alternativo para barcos, camiones y maquinaria que reduce las emisiones

El Port de Barcelona ha presentado un ambicioso Plan de Mejora de la Calidad del Aire que pretende reducir de manera efectiva las emisiones contaminantes de la actividad portuaria. La promoción del gas natural licuado (GNL) como combustible alternativo para barcos, camiones y maquinaria terrestre es la apuesta central del plan, que consta de 25 acciones desarrolladas en 53 actuaciones. Las ventajas del GN son muy relevantes: respecto a los combustibles tradicionales, reduce un 80% las emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno) y suprime las partículas en suspensión y los óxidos de azufre.

“En las dos últimas décadas hemos sido un puerto pionero en materia ambiental y tenemos la firme voluntad de seguir siendo líderes. Somos conscientes de que nuestra responsabilidad como empresa pública es liderar el cambio hacia un modelo más sostenible”, declaró el presidente del Port, Sixte Cambra.



Se instalará un brazo de carga criogénico en Enagás y adaptará una gabarra para suministrar a los barcos



Según los estudios desarrollados por Barcelona Regional, la actividad portuaria es responsable del 7,6% de la concentración media anual de NOx en Barcelona y del 1,5% con respecto a las partículas en suspensión. La principal fuente de emisiones del puerto son los barcos. En concreto, los portacontenedores son responsables del 1,7% de la concentración media anual de NOx de la capital catalana, el resto de barcos de carga representan el 2%, los férreos el 1,4% y los cruceros el 1,2%.

Ahora el Port de Barcelona apuesta fuerte por el impulso del GNL y lo hace con una gran ventaja competitiva: dispone de una importante planta de regasificación (Enagás, la más antigua de Europa en funcionamiento), una instalación fundamental para poder suministrar GNL a barcos, camiones y maquinaria de terminal.

Además, el Puerto está participando en todos los proyectos europeos vinculados al uso de GNL como combustible de movilidad. El objetivo es dotar al recinto portuario de todas las infraestructuras necesarias para suministrar GNL y, además, desarrollar pilotos y proyectos demostrativos que promuevan el uso de este combustible alternativo.

En los barcos, la infraestructura que necesita el Port consiste en la instalación de un brazo de carga criogénico y flexible en la terminal de Enagás (para suministrar GNL en gabarra y pequeños barcos) y la adaptación de una gabarra para suministrar GNL a buques. Ambas iniciativas están en marcha y cuentan con financiación europea, ya que son parte del proyecto CORE LNGas hive, promovido por la Unión Europea.
Entre los proyectos piloto destacan la incorporación de un motor auxiliar de gas en el ferry Abel Matutes, de Baleària (proyecto CleanPort), y la construcción de un generador de gas en el muelle para sustituir los motores auxiliares de buques ro-ro (transporte de vehículos) y proveerlos de energía eléctrica desde tierra. También se realizarán pruebas para transformar dos straddle-carriers (maquinaria que se utiliza en las terminales de contenedores) de propulsión diesel a GNL, de manera que se puedan analizar sus rendimientos, eficiencia y nivel de emisiones. El piloto se desarrollará tanto en la terminal BEST (Hutchison) como APM Terminals (antes TCB) y, si los resultados son satisfactorios, se renovará progresivamente la flota de straddle-carriers de ambas instalaciones.

Esta estrategia coincide con la que sigue la industria marítima, afectada por una normativa ambiental cada vez más estricta. Actualmente, varias navieras han encargado la construcción de 85 buques que serán propulsados ​​con GNL. Es paradigmático el sector de los cruceros: las compañías MSC, Carnival Cruise Line, Costa Crociere y Royal Caribbean tienen previsto recibir a partir del 2019 diez naves de GNL, los primeros cruceros propulsados ​​con gas que navegarán en el mundo.

El Plan de Mejora de la Calidad del Aire también incluye una nueva ‘gasinera’ en el Port para suministrar GNL a camiones y la transformación de 25 camiones en dual-fuel, como parte del proyecto ecomovilidad (RIS3CAT). Además, el Port renovará su flota interna de vehículos por unidades eléctricas. En el año 2020 el 100% de la flota será eléctrica.


ATRAER A LOS BARCOS MÁS LIMPIOS


Otra de las estrategias del Plan de Mejora de la Calidad del Aire de Barcelona consiste en realizar descuentos sobre las tasas portuarias a los barcos medioambientalmente más avanzados para que escalen en la capital de Catalunya. Estas bonificaciones son una herramienta muy importante, y son un instrumento fundamental para incidir en los barcos.

El problema es que, actualmente, la ley sólo permite bonificar por razones medioambientales un máximo del 5% sobre la tasa al buque, un margen muy reducido para construir una estrategia ambiental ambiciosa. Por este motivo, el Port de Barcelona solicitará la modificación de la Ley de Puertos para poder implantar bonificaciones ambientales de hasta un 40% de la tasa al buque, como ya hacen otros puertos importantes del norte de Europa.