Parque de placas fotovoltaicas de 165 kw de potencia instalado en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Sant Joan Despí / Foto: Dani Aznar

Máxima eficiencia energética


Aigües de Barcelona trabaja para lograr una reducción de su dependencia energética a partir de una gestión sostenible de sus instalaciones, edificios y flota de transporte

esarrollo sostenible y economía circular son pilares fundamentales en la política de Aigües de Barcelona. La aplicación de estos principios implica cumplir unas medidas de eficiencia energética en su actividad diaria, pero también en cada uno de los procesos internos y servicios que presta. En este objetivo prioritario, por tanto, están implicadas —de forma transversal— todas las áreas del grupo: desde los servicios de producción y abastecimiento de agua potable, hasta los de saneamiento, pasando por la gestión de sus edificios y vehículos.



Autosuficiencia energética


Hace ya algunos años que la compañía empezó a multiplicar los esfuerzos en minimizar su impacto sobre el medio ambiente y lograr un importante ahorro de consumo de energía. En este sentido, fue decisiva la obtención en 2012 de la certificación ISO 50001, cuyo objetivo global es ayudar a las organizaciones a establecer los sistemas y procesos necesarios para mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como rebajar los costes asociados al consumo de energía. De acuerdo con esta normativa, Aigües de Barcelona ha desarrollado una metodología de mejora continua en lo referente al desarrollo de las actividades de abastecimiento, en especial la de transporte de caudales, que es la más intensiva en el consumo de energía eléctrica.

En la actualidad, el reto va más allá y se amplía hacia la autosuficiencia energética. Así, la estrategia se basa, por un lado, en el ahorro de electricidad, gas, gasoil y gasolina —con la consecuente reducción del impacto de la huella de carbono— y, a la vez, en producir más energía a partir de la cogeneración de biogás y energía solar en sus instalaciones.

Algunos ejemplos destacados de esta apuesta por la autosuficiencia son las plantas depuradoras de Gavà-Viladecans, Sant Feliu y el Prat, que se autoabastecen de una parte significativa de la energía que consumen —entre el 35% y el 51%— utilizando como combustible el biogás producido en los procesos industriales de digestión de barro. También resulta representativo el caso de la planta de tratamiento de aguas de Sant Joan Despí, donde en 2013 se instaló un parque de placas fotovoltaicas de 165 kw de potencia y se han sustituido las farolas fluorescentes por leds, reduciendo así el consumo a la mitad.



MAYOR EFICACIA Y SOSTENIBILIDAD

Aigües de Barcelona se ha propuesto para para el periodo 2016-2017 una reducción de 7.287 toneladas de CO2 mediante la captura de eficiencia de 7,2 millones de kilowatios y la generación de 17,7 millones de kws. Todo un reto que significaría un considerable avance para alcanzar una mayor eficacia y sostenibilidad.




Una mejora global


En lo relativo al abastecimiento de agua potable, hay que tener en cuenta que el consumo energético está especialmente condicionado por una orografía accidentada —que determina la existencia de cotas de demanda diferente— y por una área metropolitana que se caracteriza por su gran densidad de construcciones y habitantes —algo que limita la disponibilidad de depósitos de agua—. Este sistema determina que se utilicen modelos para la optimización de los procesos de transporte y que las bombas necesarias para impulsar el agua en diferentes cotas se diseñen para que trabajen en su punto óptimo y gasten el mínimo posible. Además, el área de dispatching energético trabaja para encontrar las mejores oportunidades de compraventa de energía a partir de la evolución diaria y horaria que ofrecen los diferentes mercados de la energía.



Apuesta eléctrica


La ambientalización de los edificios es otro punto clave. Es remarcable la actuación llevada a cabo en su sede social de Collblanc, donde recientemente se ha sustituido toda la luminaria convencional por un sistema de leds que ha reducido en un 75% el total de la energía que se consumía anteriormente. En este edificio, asimismo, se están preparando 26 nuevas plazas de aparcamiento habilitadas para coches eléctricos —todas ellas con su correspondiente cargador—, que se sumarán a las 12 ya existentes. La apuesta por los vehículos eléctricos, de hecho, es otro de los grandes cambios que está implementando la compañía, hasta el punto que la práctica totalidad de la flota susceptible de ser sustituida funcionará con electricidad a finales de 2016. Y es que este año se han incorporado 64 nuevos coches eléctricos, que se han sumado a los 23 que ya estaban disponibles.



© Producció: Edicions Clariana SL