Garantizar el suministro de agua a todas las personas que lo necesiten. Aigües de Barcelona siempre ha aplicado esta máxima. Aunque ha sido en los años de crisis –cuando las demandas, antes puntuales, se multiplicaban– que fue preciso redoblar esfuerzos. Las bonificaciones para pagar el suministro del agua han beneficiado desde 2012 a 16.750 familias –más de 50.000 personas–, lo que ha supuesto destinar 6 millones de euros al Fondo de Solidaridad que garantiza el derecho al agua. "Nunca hemos cortado el agua a nadie que no la pueda pagar, porque tenemos la política de máxima protección a los colectivos en riesgo de exclusión social", asegura Angel Simón, presidente del Consejo de Administración de Aigües de Barcelona.

El Fondo de Solidaridad ha otorgado ya 101.979 ayudas dirigidas a los colectivos más vulnerables. La bonificación –de 28,5 euros por factura– se aplica en el concepto que Aigües de Barcelona gestiona: el del suministro de agua. "Para determinar las familias beneficiarias, firmamos convenios con los ayuntamientos y con entidades como Cáritas o Cruz Roja, que son las que se encargan de objetivar el hecho, de hacernos llegar la solicitud y de efectuar el seguimiento", explica Nuria Latorre, directora de Clientes de Aigües de Barcelona. "La premisa –añade– es que sea una ayuda que no requiera burocracia: sencillamente, recibimos un correo electrónico de los servicios sociales o las entidades y otorgamos la ayuda de manera automática".

Visita de vecinos a la Estación de trataminto de agua potable (ETAP) de Sant Joan Despí
FOTO: ARXIU AIGÜES DE BARCELONA

Agentes en el territorio: vecinos formados para informar a otros vecinos

El proyecto Aporta, desarrollado por la Confavc y en el que Aigües de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona participan como partners, se desarrolla en barrios en los que muchos de sus habitantes son beneficiarios potenciales del Fondo de Solidaridad, la tarifa social u otras medidas. Se trata de difundirlas de manera más cercana y directa: la compañía forma a una serie de figuras conocidas en el barrio, que tienen trato habitual con el resto de vecinos y que cuentan con su confianza, para que, luego, puedan ir casa por casa detectando situaciones de necesidad, ofreciendo en ese mismo momento la batería de ayudas y dando consejos sobre el uso responsable del recurso)



TARIFA SOCIAL Y FLEXIBILIDAD

Desde enero de 2014, la compañía cuenta también con una tarifa social dirigida a otros colectivos que precisan cierta protección: familias con todos sus miembros desempleados y pensionistas que perciben prestaciones mínimas por incapacidad permanente, viudedad o jubilación. En estos casos se aplica un descuento en el importe de la factura. "Y hay un tercer nivel de protección –apunta Latorre–: a cualquier persona que se acerca a nuestras oficinas y nos explica que tiene dificultades para pagar una factura de manera puntual, le ofrecemos soluciones individualizadas, flexibilidad en el pago –aplazamientos, plazos...–. La idea es que nadie se quede sin acceso al agua por no poder pagarla".

"Desde el principio nos ha preocupado mucho que estas medidas tuviesen difusión, que llegasen a los colectivos a los que debían proteger, para que fuesen efectivas. Y lo hemos hecho no sólo mediante los medios de comunicación tradicionales y la documentación que incluimos en la factura: también visitando a más de 200 asociaciones de vecinos o formando a muchos trabajadores sociales", mantiene Latorre. Una interesante iniciativa para difundir las medidas que garantizan el acceso al agua es el proyecto Aporta (ver recuadro).

BECAS PARA JÓVENES TALENTOS

Otra iniciativa que busca favorecer a colectivos en riesgo es la de las becas para jóvenes talentos, en el que Aigües de Barcelona colabora con la Confederació d'Associacions Veïnals de Catalunya (Confavc). Varios institutos de educación secundaria y bachillerato de zonas vulnerables detectan casos de estudiantes que, sin una ayuda económica, probablemente no accederían a los estudios superiores. Los directores de los centros proponen candidatos para las becas, que incluyen el coste de la formación y una aportación económica para materiales.

La primera edición de las becas se llevó a cabo el año pasado. "La voluntad es seguir este año y hacer un seguimiento de los jóvenes que entraron en la primera convocatoria. Estudian titulaciones relacionadas con el mundo digital, la innovación, la sostenibilidad y la vertiente social, ámbitos con proyección en la compañía. Así, en el futuro, incluso podríamos contar con ellos", apuesta Latorre.

Los vecinos y vecinas de los barrios de Canyadó y Bufalà, en Badalona, ​​hace tiempo que se corresponsabilizan con el Ayuntamiento en el mantenimiento de dos parcelas ajardinadas. Realizan tareas de jardinería y riego, en un proyecto que cuenta desde octubre con la participación de Aigües de Barcelona: a través de un convenio de colaboración, la compañía asume el coste de las conexiones de servicio y bonifica el suministro de agua de las parcelas, de propiedad municipal e incluidas en el proyecto Riego Social.

Aigües de Barcelona también ha instalado acometidas cerca de las zonas de riego

"El Ayuntamiento nos explicó la importancia de esta iniciativa, su componente social. Dado que los vecinos no tenían ningún punto de suministro a su disposición, habilitamos en el suelo un contador y un punto para conectar una manguera, muy cerca de la zona de riego. También calculamos con el consistorio cuánta agua era necesaria para mantener los espacios, teniendo en cuenta su extensión, y bonificamos su consumo", explica Eduard Bosch, director de la Zona Besòs de Aigües de Barcelona.

En los parterres de Canyadó –de 371 m2 y situados entre las calles Eduard Marquina, Pompeu Fabra y Jaume Ribó–, Aigües de Barcelona bonifica 677 m3 anuales. En los de Bufalà –de 128 m2 y ubicados entre inmuebles en la calle Doctor Robert–, la bonificación llega hasta los 233 m3 al año. La empresa tiene convenios similares con otros municipios, como Santa Coloma de Gramenet, para bonificar el agua de huertos urbanos, a menudo gestionados por personas mayores, pensionistas o colectivos en riesgo de exclusión social.