Las aguas residuales son el tema central del Día Mundial del Agua. Por este motivo, la Escuela del Agua de Agbar realiza diferentes actividades para explicar a la ciudadanía las claves de su tratamiento, en qué condiciones llegan a una depuradora y cómo los hábitos de las personas afectan a la gestión del ciclo integral del agua. Y es que, como apuntan los responsables de la Escuela del Agua, la depuración empieza por las personas. Por ejemplo, uno de los problemas que hoy tienen las depuradoras –y que se ha puesto de relieve en el Día Mundial del Agua– es el de la gestión de las toallitas húmedas y otros sólidos que, según su publicidad, se pueden tirar al váter. Hay residuos con los que la red de saneamiento de agua no puede trabajar directamente. Concretamente, las toallitas húmedas no se descomponen totalmente y acaban ocasionando atascos y problemas que comportan importantes consecuencias económicas y ambientales.

Aparte de las personas, el otro factor que influye en el tratamiento es el agua; por este motivo es conveniente conocer las características de este líquido y sus propiedades. Incrementar su conocimiento supondrá poder diseñar mejor las plantas depuradoras y conseguir que los procesos sean más eficientes.

RETORNO A LA NATURALEZA

Aguas de Albacete o Aguas de Valladolid– se ha explicado el funcionamiento de la depuradora y el proceso que siguen las aguas residuales hasta que son devueltas, con una buena calidad, al río.

El agua residual lleva distintas sustancias procedentes de los hogares, los comercios, las industrias y las que arrastra la lluvia por las calles. Podremos encontrar en ella sustancias como cloruros, nitratos, calcio o magnesio, entre otros. También puede contener microorganismos como bacterias o virus, o partículas minúsculas en suspensión, como trocitos de hojas, ramas, etc. Depurar el agua residual consiste en tratarla para retornarla a los cursos fluviales o al mar con la mínima alteración en el medio ambiente. Para conseguirlo hay una veintena de procesos que, adaptados a la calidad del agua que llega a la planta, dispondrán de menos o más tratamientos.

La Escuela del Agua, en cifras





"Buscamos cómo incrementar las competencias y motivar el talento"

Entrevista a Lluc Pejó Director de Programas de la Escuela del Agua

¿Cómo entendéis y potenciáis el talento en Agbar?

A menudo hay una concepción demasiado exclusiva del talento. Para nosotros, el talento está presente en todos los perfiles profesionales del sector del agua. Desde este punto de vista, partimos de la base que el talento se trabaja a lo largo de la vida, a partir de la especialización técnica, pero también fomentando competencias transversales. Por eso, en Agbar, además de desarrollar programas propios de formación en la Escuela del Agua, promovemos y participamos en programas que buscan incrementar las competencias e incentivar y motivar el talento joven.

¿Qué competencias hay que desarrollar?

Las técnicas, puesto que el sector del agua está cada vez más tecnificado; a las que hay que incorporar las digitales, fundamentales en todos los perfiles (directivos, técnicos y operarios). En cuanto a competencias transversales, destacaría que hay que saber trabajar en entornos cambiantes, aportando creatividad, originalidad y fomentando el trabajo en equipos caracterizados por la diversidad (cultural, generacional y funcional) y la complementariedad entre sus integrantes.

¿Qué papel tiene la Escuela del Agua?

Es una institución creada para capacitar a diversos perfiles profesionales del sector, sensibilizar a la ciudadanía acerca del uso responsable del agua y promocionar a jóvenes talentos en el campo técnico y científico. Así conseguimos transferir el conocimiento adquirido a lo largo de 150 años, con una clara vocación de aportar valor a la sociedad.

¿Qué novedades destacaría vinculadas con la Escuela del Agua?

Los retos principales a corto plazo son el crecimiento de los programas on line, donde cada vez tenemos alumnos de más países del ámbito de habla hispana, y la potenciación de programas presenciales en América Latina, en colaboración con instituciones académicas de referencia. Los factores que caracterizan la gestión del agua en el ámbito internacional –el acceso universal al agua corriente y el saneamiento, la adaptación a los efectos del cambio climático o la interrelación entre los recursos naturales bajo un paradigma de economía circular– hacen que el agua sea un sector de futuro.