Coincidiendo con su décimo aniversario, Cetaqua –el centro tecnológico creado por Aigües de Barcelona, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC)– ha sido galardonado con el Premio Nacional al Partenariado Públicoprivado en Investigación e Innovación 2016 que otorga la Generalitat de Catalunya y la Fundació Catalana per a la Recerca i la Innovació. Todo un reconocimiento a su labor en I+D+i, gracias a la cual ofrece soluciones prácticas a administraciones, empresas y el conjunto de la sociedad en el ciclo integral del agua. ¿Qué representa este premio que se entregó ayer?

Supone el reconocimiento del modelo creado hace ahora 10 años. Lo estamos viviendo con entusiasmo, porque valora el modelo de colaboración público privado, que es algo en lo que creemos profundamente. Que la Generalitat, a través de la Fundació Catalana per a la Recerca i la Innovació haya considerado nuestra candidatura nos confirma que hemos realizado un trabajo que ha aportado un retorno a la sociedad y a la empresa.

¿Cuáles son los principales logros alcanzados en esta década de existencia de Cetaqua?

Para un centro de reciente creación, en un ámbito tan competido como el agua, donde existen otros centros y universidades con largas trayectorias, el gran reto era conseguir ser un centro de referencia. Estamos muy satisfechos de serlo hoy no sólo en España, sino a nivel europeo, y esto se ha conseguido gracias al trabajo profesional que el equipo de Cetaqua ha desarrollado. Y a pesar de estudiar el agua en todos sus aspectos, a nivel técnico disponemos de una experiencia especialmente relevante en los ámbitos de reutilización y de la sostenibilidad, incluyendo en ésta el diseño de procesos y sistemas de bajo impacto ambiental y la promoción de indicadores ambientales.

Cetaqua se creó para acercar el mundo científico al empresarial e impactar a la sociedad

¿Por qué se creó Cetaqua? ¿Cuál es su objetivo?

La creación de Cetaqua Barcelona como fundación sin ánimo de lucro fue una apuesta de Aigües de Barcelona por la innovación y el conocimiento. Conjuntamente con la UPC i el CSIC, el objetivo era acercar el mundo científico al empresarial, desarrollando una innovación que generase un impacto positivo a la sociedad y al medio ambiente, creando soluciones que garanticen la sostenibilidad y eficiencia del ciclo del agua.

¿Cómo se aplican a la vida cotidiana las investigaciones realizadas por Cetaqua?

Este es uno de los puntos clave para conseguir que nuestro trabajo adquiera valor. En primer lugar podemos hablar de una transferencia directa de conocimiento entre técnicos, gracias a la relación próxima y natural que Aigües de Barcelona tiene con Cetaqua, y que normalmente se produce a lo largo del proyecto. En algunos casos, puede ser conveniente realizar acciones más explícitas. Por ejemplo, en los últimos meses se han organizado jornadas sobre la reutilización (el proyecto Aware, en el que se han testeado tecnologías para la eliminación de contaminantes emergentes) y la resiliencia de las ciudades ante el cambio climático (proyecto Resccue). Muchos de los proyectos buscan implantaciones piloto en instalaciones de Aigües de Barcelona, siempre que la experimentación sea compatible con su actividad.

Las investigaciones ponen énfasis en la reutilización y la sostenibilidad del ciclo del agua

¿Es importante la cooperación con otras redes y plataformas a nivel nacional e internacional?

Desde sus inicios, Cetaqua ha construido proyectos de forma colaborativa, dado que para conseguir los resultados que pretendemos, además de las competencias propias, nos apoyamos en los mejores expertos nacionales e internacionales de los campos en los que trabajamos. Esto nos ha permitido interactuar con buena parte de las universidades españolas y un buen grupo de los mejores centros de investigación y universidades en Europa y Latinoamérica

¿Cual será el futuro de Cetaqua?

Hemos de mantener un equilibrio entre los resultados a corto plazo que necesitan las operadoras para el hoy, y los resultados a largo plazo que ofrezcan nuevas soluciones, no sólo a los problemas actuales, sino a los que el futuro pueda presentar. Debemos ser más ambiciosos en algunos planeamientos. En estos primeros años nos hemos focalizado a desarrollar resultados de calidad, con una buena base científica, y construir una credibilidad en nuestra investigación. Ahora debemos explicar mejor a la sociedad lo que hacemos, lo que estamos aportando, escuchar más sus inquietudes y buscar, como científicos, una respuesta. Las áreas de investigación en las que trabajamos son Medio Ambiente; Sociedad y Economía; Recursos Hídricos, Producción y Regeneración;  Saneamiento; Redes; Calidad y Agua 4.0 (que se focaliza en la introducción de tecnologías digitales en la gestión del ciclo del agua).