EL COMERCIO EN BARCELONA

Las encuestas revelan el compromiso de los comerciantes con la sostenibilidad y el medio ambiente / DANI CODINA

Tiendas más 'verdes': los comerciantes reducen y separan los residuos




Barcelona trabaja para fomentar la sostenibilidad ambiental, social y económica, y los comercios y mercados se han convertido en protagonistas de una nueva manera de operar que busca proteger el medio ambiente y mejorar el día a día de la ciudadanía, fomentando el producto de kilómetro cero, el reciclaje y la reducción de bolsas de plástico, entre otras iniciativas sostenibles.

Las cifras así lo confirman: el 64,3% de los comercios de alimentación de la ciudad potencia los productos locales, de proximidad y kilómetro cero; el 63,5% los productos a granel y el 42,2% los ecológicos. Además, el 87,9% de los comerciantes reduce y separa los residuos, y el 74,1% ha disminuido la distribución de bolsas de plástico, según datos de la última Encuesta de actividad del sector comercial de Barcelona.



MERCADOS MÁS VERDES

En temas de sostenibilidad, en la ciudad hay diferente referentes. Destacan los mercados municipales que, a partir de los procesos de reforma ya realizados o que se están llevando a cabo –Sant Antoni, Sant Andreu, Bon Pastor, Vall d'Hebron y Abaceria–, incorporan criterios medioambientales con actuaciones vinculadas a la eficiencia energética, la gestión de los residuos o la reducción del despilfarro alimentario, entre otros.

Además, a través del proyecto Mercats Verds –establecido en el Pla Etratègic de Mercats 2015-2020– que potencia la sostenibilidad, la promoción de producto de proximidad y ecológico, se impulsa la entrada de nuevos operadores con una oferta de producto de proximidad, como Casa Ametller en el mercado de Sant Gervasi.



COMERCIOS IMPLICADOS

Los comercios de barrio también colaboran con la sostenibilidad y preservación del entorno con proyectos relacionados con el producto ecológico y de proximidad, el transporte en bicicleta, la eficiencia energética, el ahorro de agua, la accesibilidad o la prevención de residuos, entre otros. Encontramos ejemplos por toda Barcelona: desde Freefood, una tienda de Sarrià que vende productos libres de tóxicos, gluten y lácteos, y promueve los desplazamientos en bicicleta; o La Panxa del Bisbe, un restaurante de la Vila de Gràcia que ha optado por eliminar las botellas de agua y servirla del grifo y en jarras, lo que significa dejar de consumir unos 1.000 envases semanales con las ventajas que supone para el medio ambiente.



La remodelación de los mercados permite una mejor eficiencia energética y gestión de los residuos




Otro establecimiento sostenible es Crearte Perruquers, una peluquería de la Dreta del Eixample donde el agua es la protagonista: aplican medidas de ahorro para abaratar la factura y beneficiar a los clientes y el medio ambiente. René, un negocio familiar especializado en la venta de electrodomésticos, también apuesta por la preservación del entorno y, después de realizar un exhaustivo estudio, informa a sus clientes sobre criterios ambientales útiles en la compra de electrodomésticos.

En conjunto, diferentes ejemplos de actuaciones de sostenibilidad que llevan a cabo comercios y mercados de Barcelona para generar riqueza social, económica y ambiental.





Cuando se inaugure, el de Sant Antoni será un nuevo 'mercado verde' de la ciudad



MERCADO DE SANT ANTONI



La rehabilitación del mercado de Sant Antoni llega a la recta final. Una reforma dirigida por el taller de arquitectos Ravetllat-Ribas y que ha aprovechado el carácter monumental del edificio modernista, respetando los elementos estructurales y recuperando los materiales originales.


El nuevo mercado -que formará parte de la red de Mercats Verds del Ayuntamiento de Barcelona- cuenta con diferentes medidas para fomentar la sostenibilidad, como las soluciones de generación de energía renovable mediante instalaciones geotérmicas.

En concreto, en Sant Antoni se han instalado las tuberías de agua en los muros de hormigón de las plantas subterráneas, "lo que permitirá disponer de agua a una temperatura estable, de unos 12 a 14 °C, durante todo el año", explica Pere Joan Ravetllat, quien añade: "de esta forma logramos un ahorro energético, ya que el agua no debe calentarse o enfriarse tanto, lo que también conlleva un ahorro económico importante".

Destacar que la instalación geotérmica que se ha realizado en el mercado de Sant Antoni es la de mayor longitud de España.





Merche Mora en El Safareig, donde se vende a granel productos para la higiene personal / DANI CODINA



EL SAFAREIG



En la calle Santa Eugènia, en el barrio de Gràcia, se encuentra El Safareig, una tienda que vende productos para la higiene personal y del hogar a granel, respetuosos con el medio ambiente y aptos para personas alérgicas o con problemas de piel. Además, los clientes pueden llevar sus envases de plástico reutilizables o comprar una botella que podrán utilizar en la próxima compra. "La idea fue de mi hijo, Marc, que vivió en Italia donde es habitual comprar el jabón a granel. Volvió a Barcelona en un momento en que yo me había quedado sin trabajo y decidimos impulsar el negocio ", explica Merche Mora, quien regenta el establecimiento.

Los productos que encontramos en El Safareig no tienen fosfatos y son biodegradables. "Son los de toda la vida, como el jabón de coco para la ropa, percarbonato para lograr un blanco nuclear y bioalcohol, un limpiador y desinfectante –comenta la Merche–, todos con menos química y menos nocivos para la salud".

El establecimiento ha tenido muy buena acogida, "y muestra cómo la sociedad está cambiando; a menudo vienen clientes hartos de tirar envases de plástico", remarca Merche.